sábado, 1 de diciembre de 2012

Por si el mundo termina



Sólo hay un momento en la vida en que unas palabras pueden llegar a valer más que un fractal... cuando uno quiere transmitir una despedida, no existen imágenes que calen hondo el alma en un adiós, pero unas palabras sí que saben cómo conseguirlo.

Por si el mundo al final va y se termina un 21 de Diciembre. No es probable, pero sí es posible y se hace necesario despedirse existiendo esa posibilidad.

Ten calma, desacelera el ritmo de tu corazón silenciando tu mente.
Afirma tu paso con la visión del futuro.
Encuentra la calma de las montañas.
Rompe la tensión de tus nervios y músculos
con la dulce música de los arroyos que viven en tu memoria.
Vive intensamente la paz del sueño.
Aprende a tomar vacaciones de un minuto,
al detenerte a mirar una flor, al conversar con un amigo,
al contemplar un amanecer o al leer algunas líneas de un buen libro.
Recuerda cada día la fábula de la liebre y la tortuga,
para que sepas que vivir más intenso no quiere decir vivir más rápido
y que la vida es más que aumentar la velocidad.
Voltea hacia las ramas del roble que florece y
comprende que creció grande y fuerte porque creció despacio y bien.
Ten calma, desacelera el paso y echa tus raíces en la buena tierra
de lo que realmente vale, para así crecer hacia las estrellas.

HELLEN KELLER (ciega, sorda y muda de nacimiento)
La entrada original la tenéis en este blog, el blog de AsereT de una autora sensible y que emociona con imágenes, textos y expresiones.

4 comentarios:

José Manuel dijo...

Hola Cris, muy conmovedor el texto de Hellen con las limitaones que tine y todo un ejemplo de vida.
Por lo que me ha comentado mi profesor de yoga el 21 de diciembre es el comienzo de un gran cambio que se conjuga en el universo, en nuestro planeta y en la humanidad donde se cierra un ciclo energético y comienza otro que se produce cada cinco mil y pico de años. La raza humana ha tocado fondo y empieza a tomar conciencia, empieza una evolución colectiva más positiva, se potenian valores y comenzamos un cliclo mas humano y espiritual. Espero que mi profe no esté equivocado, mientras tanto haré un repaso de mi vida y dejaré hecha las maletas. Un beso Cris para ti también por si las moscas!!

Cris dijo...

Hola Jose! je, como digo no es probable, tan solo posible ese final. En realidad todos los días de nuestra vida existe esa posibilidad. Pero, como bien dices, la raza humana ha tocado fondo y comienza a ser imprescindible ir pensando en afrontar la vida de otra manera y cuidar este mundo con otro tipo de valores y nuevas energías más positivas. Mete tus ambigramas en la maleta por favor!, que allá donde vayamos, cuando sea que nos vayamos, no me quiero yo perder tu arte por nada de este mundo... o del siguiente ;-) Un abrazote y cuídate!

Adonai dijo...

Es cierto que puede sucedernos en cualquier momento, de improviso, y no reparamos en ello. Hemos llevado a la vida a un punto en que difícilmente puede continuar expresándose con la necesaria armonía, por eso me parece muy positivo este momento, porque nos obliga a dar otra respuesta que permita ese cambio tan necesario, esa nueva etapa de vida en que los más altos valores e ideales nos guíen, y dentro de este cambio estoy convencido que los seres humanos como tú, querida amiga, serán auténticos puntales...
Como dice Jose Manuel, deberíamos tener siempre las maletas hechas, pero también el corazón abierto y la mente dispuesta para seguir adelante siempre, sin aferrarnos a nada, sólo al Amor que nos guía...
Un abrazo inmenso, con todo mi amor...

Cris dijo...

Con la mente dispuesta y el corazón abierto te envío un abrazo Adonai, claro que los tiempos cambiarán y serán mejores ya lo verás!. Cuídate siempre y no dejes de exponer tus letras, tus imágenes y tu fondo, hace falta leerte en este mundo y, tal vez, en el siguiente también :-)